Nuevos aires para la protección de datos

El 25 de mayo de 2018 será recordado por muchos europeos como el día en que algo cambió. En realidad, ese algo venía ya cambiando desde hace un tiempo, pero esa fecha supondrá en materia de privacidad y protección de datos un antes y un después. Nos referimos, naturalmente, a la plena aplicación, desde esa fecha, del nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD, por sus siglas en español), la cual pasa de manera inmediata a convertirse en la primera norma europea en materia de protección de datos que aplique transversalmente a todos los europeos y la primera que ponga el verdadero foco en el individuo y la protección de su intimidad.